De Argentina al mundo con su guitarra y bicicleta

Eran las cinco de la tarde cuando la plaza empezaba a brillar, sus dedos comenzaban hacer magia en las cuerdas de la guitarra que parece poseer vida propia. Los cuerpos de sus amigos iban tímidamente acercándose al baile. Las melodías del comienzo eran lentas y de todos los estilos, pero luego de seis horas, sí de muchas horas, lo que se vivía era increíble.

Es que Juan Alfredo Molinari te hace bailar y cantar. Es un artista viajero que da todo de él. Sus dedos, ese día estaban ampollados pero nada parecía importarle. Él era felíz. Hacía música y sus amigos eran su público incansable que hasta lo alzaron a lo alto al mejor estilo rockero. Para quienes lo vieron ese día, él es mucho más que un Bono o un Mick Jagger.

Viajando Música en la Isla de Fanø, Dinamarca

“Soy una persona de pueblo, un chico que le gusta compartir, estar con la familia y amigos. Una persona como cualquier otra que le gusta mucho la música”, así se autodefine Molinari, quien desde muy chico canta, toca la guitarra y el piano. Y a los 28 años decidió desde su Argentina querida emprender un viaje para conocer el mundo.

La humildad, junto a la alegría que lo caracteriza, hace que quien lo conozca lo siga a donde sea. Ya veremos cuántos se sumarán a su nuevo desafío: ir en bicicleta desde Dinamarca hacia Portugal. Es que Santiago de Compostela como tantos pueblos y ciudades, lo esperan para conocer su música.

Su aventura comenzará en Julio y ansia conocer muchas personas que lo puedan ayudar a seguir adelante. “Va ligado a un proyecto musical que tratare de ir plasmando durante esta andanza, que se llama Viajando Música (así lo pueden seguir en Facebook), y se trata de versiones de canciones que me fue dejando el viaje y otras que ya venían con migo”, explicó Juancho, como lo llaman sus cercanos. El nacido en la provincia de Corrientes pero criado en Presidente Derqui agregó: “Visitare Dinamarca, Alemania, Francia, Bélgica, España y Portugal. E iré haciendo un poco del folclore Argentino y de la música más moderna y que me gusta tocar acústicamente”.

Juan Molinari
El músico y su bicicleta haciendo historia en Dinamarca

Charlando un poco más con éste personaje contó que tuvo la posibilidad en la vida de ir cruzándose con muchos maestros. “Tengo frases que me marcan de mi papá, así como también de Atahualpa Yupanqui, gente que admiro, y de amigos que me he encontrado y me dejaron un mensaje alentador y motivador para mi vida. Por ejemplo mi papá me decía: Vos a un amigo querelo como a tu hermano. Siempre debe ser un hermano sino, no lo vas a poder mantener en el tiempo, entonces dale lo mejor de vos”, declaró Juan, para quien a los amigos se los lleva siempre adentro.

Este músico innato comenzó su viaje por el mundo en junio del 2018 cuando llegó a Copenhague, acompañado de su hermana, quien fue la persona que lo invitó a sumarse a esta aventura. Uno lo ve tan suelto, que piensa que los miedos no existen en su vida. Sin embargo, recuerda el día en que lo tuvo: “Fue cuando llegue a Dinamarca, estábamos en un Hostel, y no había otro norte, era estar ahí y no saber absolutamente nada de lo que iba a pasar en los próximos días. La incertidumbre me dio miedo”. Pero viéndole el lado bueno, continuó: “Son miedos que esconden un deseo. Y es motivación. Usarlo de esta manera para ir atrás de una aventura o de algo que uno quiere lograr. Cumplir sueños es parte de la vida y aunque de miedo, la idea es realizarlos”.

El viajar le enseñó el despojo de las cosas materiales, pero lo más duro fue dejar a su banda musical “Sir Clemente”. Al respecto contó los que los integrantes “son mis hermanos, siempre me apoyaron, los amo mucho. La banda sigue sonando con nuevos aires y seguramente volvamos a tocar juntos”.

En su bicicleta por las rutas danesas

Por otro lado, Molinari recuerda el sitio más impresionante en el que hizo música durante su viaje. Fue en Glaciar Lagoon, Islandia. “Sentí mucha felicidad, era un lugar súper hermoso, el glaciar y el mar de hielo, con el sol cayendo, mis amigos ahí. Era impactante”, afirmó el músico, para quien el intercambio que se genera viajando le parece la solución a tantos problemas. Ya que para él es parte de la educación. “Y ver lo que afrontamos en nuestro país y contraponerlo con una realidad que viví en Dinamarca o Tailandia, me parece súper interesante”, comentó.

Las ganas con las que vive dice que se las dio su mamá. Fue quien le enseñó a ponerle garra a lo que haga. Además, es compositor y dice inspirarse en la energía que lo rodea en cada momento. En sus canciones intenta trasmitir alegría y ser positivo. Uno de sus últimos temas lo escribió estando en Tailandia, aspira a ser un hit, la frase adelanto es: “No necesito más que sol, el mar y vos”.

Molinari agarra su guitarra, su fiel compañera y se va preparando para subirse a la bicicleta que lo llevará por gran parte de Europa, si andas cerca, intentá cruzarlo. Te va a inspirar y transmitir mucho.

Juan en el Glaciar Lagoon de Islandia, donde se dio el lujo de tocar

Por último, este músico nómade te anima a viajar: “Cuando arrancas tu viaje, te sentís dentro, y te enamoras de él. No tengas miedo y si lo tenes usalo como motivación, para poder llegar a donde querés. Si querés sentir el mundo entre tus manos tenes que aventurarte. Si te quedas en tu casa seguro estés más cómodo, pero te vas a perder un montón de espacios verdes, de cielos, de soles que están esperándote”.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: