El lado oscuro de Tailandia

 

Tiene playas hermosas, arenas suaves y blancas, agua cristalina. También hay junglas, mucho verde. Su gente es buena y humilde. Su comida es muy distinta a la occidental pero es rica y barata. Te podes llevar souvenirs hermosos y hasta cuadros pintados excepcionalmente bien a precios muy bajos. Por estas razones y algunas más, es que Tailandia es elegida cada año por miles y miles de turistas de todo el mundo.
Pero claro, si prestamos un poco de atención y no corremos la mirada, nos damos cuenta de otras cosas que tiene este país. Posee un Nuevo Rey desde el 2016, Maha Vajiralongkorn, pero también está gobernado por los militares que dieron un golpe de estado en el 2014. Finalmente en marzo se convocarán a elecciones después de muchos años.
Libertad de expresión no hay. Al punto que un día, estábamos con un taxista que nos llevaba, a mi y mis amigos, a una estación de bus, y se nos ocurrió preguntarle simplemente, si el Rey le gustaba. Su contestación fue contundente: “de esto no puedo hablar”. Sorprendidos por su respuesta, nos miramos y volvimos a insistir diciendo que no comprendiamos. “Si hablo mal del Rey puedo ir preso por mucho tiempo. Por lo que no puedo decirles nada”, respondió.
En junio de 2017 el Tribunal Militar condenó a un hombre a 35 años de prisión por publicar en Facebook críticas a la monarquía. Y un activista estudiantil fue condenado a dos años y medio de cárcel por compartir una nota periodística del rey de Tailandia publicada por la BBC.
Si esto pasa con los ciudadanos, se podrán imaginar que no existen los medios de prensa libres. Tampoco se pueden hacer protestas en las calles.
La imagen del Rey, y su familia está en todos lados. Se alza en grande en las avenidas, estaciones de bus o tren, aeropuertos, esquinas, y hasta inclusive todos sus ciudadanos deben tener en sus casas un altar con su imagen. Están obligados a amarlo.
Realmente mientras uno camina las calles y ve la pobreza y la humildad con la que viven muchos, y que deban venerar a su Rey, es tristísimo. Es que encima él es rico y su padre, quien murió hace unos dos años se había convertido en el Rey más rico del mundo, dejando su legado a Vajiralongkorn. Quien hoy es poseedor de una enorme fortuna de $30 mil millones (€24,7 mil millones).
Además, él mismo es quien controla las inversiones de la corona en múltiples empresas de telecomunicaciones, medios de comunicación, aviación y más. También poseen más de 36.000 oficinas de alquiler en Tailandia.
¿Indignante no?
Por otro lado, la prostitución es como si se hubiese adueñado de varias calles de las ciudades más turísticas. Muchas chicas jóvenes y ladys boys, como le llaman, se encuentran en la puerta de bares e inclusive en las calles, esperando que algún hombre les pague. Se habla de la trata de personas en este país, pero no hay demasiada información. Muchas de todas éstas chicas son obligadas incluso por sus padres a prostituirse y las envían desde sus pueblos a los grandes puntos turísticos. Es dinero fácil y montos más altos que en otros trabajos.
Una agencia de la ONU, la Acción para la Cooperación Contra la Trata de Personas, reafirma este reclamo señalando que “el turismo sexual sigue siendo un factor, alimentando el suministro de víctimas de la trata con fines de explotación sexual y, al mismo tiempo, la corrupción, limitando el progreso de esfuerzos contra la trata de personas “.
Aquí la prostitución no es solo de una noche. También hay varios hombres mayores, sólos, que llegan en busca de una compañía para sus vacaciones. Entonces eligen una chica y mientras ella le “brinda amor”, él la mantiene y le paga por la cantidad de días que eliga estar con ella.
El “Turismo sexual” en Tailandia representa entre un 2 y un 3 por ciento del PBI del país. Y se estima que más 300 mil mujeres son parte de la red de trata.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: